martes, 16 de mayo de 2017

"MATÍAS MATAMALA: SOBREVIVIENTE DE LA ESMERALDA"

El cirujano de la "Esmeralda" Cornelio Guzmán, nos relata el final de la gloriosa corbeta, luego del último espolonazo del blindado peruano, y de cómo al fin los sobrevivientes que flotaban en el mar fueron rescatados:
"Sentimos que el "Huáscar" nos pegaba en el costado y el hundimiento fue verdaderamente instantáneo. No nos dimos cuenta sino de una ola inmensa que se nos venía encima, nos envolvía y nos arrastraba al abismo.
Pasamos algunos instantes de densa oscuridad en que el agua nos zumbaba en los oídos. Cesó la agonía que amenazaba con hacernos reventar y y nos encontramos brotando a la superficie del mar, lisa y tranquila, como si nada hubiera ocurrido en ella.
Luego fueron saliendo unos treinta compañeros. Sentimos dos cargas de fusilería cuyas balas se hundieron en el agua sin hacernos daño en torno nuestro y nos miramos las caras formando una especie de círculo. De 210 hombres sólo quedabamos 33..."
Así, de a poco, deben haber ido apareciendo los restantes sobrevivientes, que los registros actuales elevan al número de 58 tripulantes.
En esta ocasión les mostraremos el rostro de uno de ellos, que al momento de su filiación contaba con 27 años. Hijo de Santiago Matamala y María Torres, Matías Matamala sobrevivió aquel 21 de mayo de 1879, y al igual que el cirujano Cornelio Guzmán, vivió los ultimos momentos a bordo de la querida y vieja mancarrona, en confusión y horror.
Matamala fue contratado el 5 de marzo de 1879 como Guardián 1° para servir a bordo de la Esmeralda por un año.
El ingeniero civil, Juan Cabrera, que se encontraba fortuitamente en la corbeta al momento de estallar el combate, fue testigo de la actitud que tomaron los tripulantes momentos antes de iniciarse los fuegos: "se hacían recíprocamente las íntimas confidencias de la despedida hasta la eternidad, cortas pero conmovedoras, terminando algunas con un efusivo abrazo, para correr enseguida cada cual a su puesto". De esto se deduce que el velero 2° Antonio Ruiz le haya encargado a Matías Matamala que en caso de morir él, se hiciera cargo de sus hijos Tomasa y Clemente que habían sido abandonados por su madre.
Ruiz falleció en el combate y Matamala sobrevivió, por lo que al volver a Valparaíso cumplió con la promesa que hiciera de cuidar los huérfanos encomendados. Aparte de todo esto Matamala recibió todos los honores y condecoraciones que cada sobreviviente mereció.
Luego se enroló nuevamente, pero esta vez con el hijo de Ruiz, Clemente, y se embarcaron en la cañonera "Pilcomayo". En Diciembre de 1880 solicitó y obtuvo la pensión otorgada por ley a todos los sobrevivientes de la "Esmeralda".
Estuvo presente en las Batallas de Chorrillos y Miraflores, en el apoyo que dio la Armada al ejército.
Se retira en 1883 y se establece en Coronel.
La imagen que vemos de Matías Matamala apareció en la revista Zig Zag de Mayo de 1905 en el especial dedicado al glorioso combate, llamado: "Desde la Cámara de la Esmeralda".
Fuente: "La Dotación Inmortal"


No hay comentarios:

Publicar un comentario