lunes, 2 de enero de 2017

"EL CORNETA ÁVILA

En la denominada "Campaña de la Sierra" nuestros soldados fueron puestos a duras pruebas dado que el ejército de el Brujo de los Andes se había propuesto, junto a sus montoneras, hacer la vida de nuestro ejército muy difícil gracias a que pudo convencer a las gentes de los poblados serranos a "combatir al invasor". Mientras tanto nuestros hombres sufrían las penalidades del clima y del hambre, y la poca previsión desde Lima para el sustento de sus necesidades básicas y medicinales.
El escritor Benjamín Vicuña Mackenna en su folleto "Sangra: La Jornada Heróica", hace una detallada descripción del combate que se llevó a cabo entre los Buines y el ejército del Coronel Vento, junto a sus montoneras, y que se llevó a cabo en el mes de Junio, el día 26, del año 1881.
Gracias al testimonio del Capitán José Luis Araneda, podemos enterarnos de muchos detalles, y uno de ellos es acerca del corneta de la compañía apostada en la hacienda de Sangra; un niño de 12 años, osornino y de apellido Ávila. Se cuenta de él que llevaba en su cartuchera un diario escrito de sus experiencias, "de sus marchas y faenas" durante su estada en el ejército. Era un niño que se había escapado de su casa para estar en una guerra de adultos, pero ya era todo un veterano.
Durante todo el combate, que como todos los de la Sierra, fue en número desigual, el jóven corneta Avila, empuñó su fusil y peleó bravo como sus compañeros, los que, a medida que pasaban las horas, yacían muertos o gravemente heridos. De 54 buines, que iniciaron el combate a las 13:00 hrs. del domingo 26, a las 22:00 hrs. sólo quedaban 12 vivos más sus tres oficiales y dos niños, uno de ellos nuestro valeroso corneta.
El capitán Araneda a cada llamada del enemigo de rendirse, mandaba a su corneta a tocar "calacuerda" a modo de respuesta, y así parapetados en un galpón de calamina, solos pero bien armados, los buines continuaron la pelea.
Cuenta el héroe de esta jornada que el ejército de Vento y sus montoneras había abandonado el lugar después de intentar por todos los medios, incluso incendiar su propia hacienda, de derrotar a los Buines, cosa que no consiguió. El combate duró trece horas!!, y al amanecer el Capitán de los Buines hizo tocar la diana de los vencedores al pequeño y valiente corneta osornino.
De este niño héroe habla así don Benjamín Vicuña Mackenna:
"A cada intimación de rendición el corneta Ávila (que "águila" debió llamarse) empuñaba su clarín a una señal de su jefe, i el toque de cala cuerda, grato al chileno, resonando entre aquellos agrestes picos habría parecido la palabra de Chile que llevaba en el fornido pico de los cóndores, fuera diciendo a sus émulos: ¡No me venceréis!"

1 comentario:

  1. Que interesante relato Ingrid Diaz. Inmediatamente despues de leerlo, fui a buscar el libro de Benjamin Vicuña M.
    Como anecdota personal, recuerdo a mi Padre contandome la historia de aquel Corneta, quien fue un familiar de él, de apellido Aguila oriendo de Osorno.
    Todo esto me ha motivado a empezar una busqueda mas exhaustiva acerca del Corneta. Agradeceria enormemente si Usted tuviera mas datos y quisiera compartirlos.
    Muchas gracias por la historia.

    ResponderEliminar