miércoles, 21 de septiembre de 2016

"LOS NIÑOS EN LA GUERRA DEL PACÍFICO: JUAN BRAVO"

Hoy nuestro homenaje está dedicado a uno de los más valientes niños del que tenemos conocimiento haya enfrentado a los peruanos en la Guerra del Pacífico. Nos referimos al joven Juan Bravo, quien con sólo doce años de edad, escapó un día de su hogar en Arauco, y se enroló en la marina, para luego ser partícipe de uno de los más gloriosos hechos de la historia de Chile.
Sí, porque a Juan Bravo, de verdadero apellido: Millacura, le fue encomendado, en momentos cruciales del Combate Naval de Iquiue, la tarea de atacar desde la cofa de la "Covadonga", a los marinos peruanos de la "Independencia".
Así, Juan Bravo, niño de origen mapuche de tan solo 14 años de edad, tu nombre ha quedado escrito con letras de oro en los anales de la historia de Chile, y quienes hoy la estudiamos, nos sentimos asombrados, honrados y humildes de conocer el lugar que te cupo a tí dentro de este episodio.
En estas instancias es que compartimos el momento en que, a su llegada a Valparaíso, los héroes de la "Covadonga" fueron recibidos por todo un pueblo agradecido y por orgullosas autoridades, que para hacer justicia al  nombre del jóven mapuche, hicieron una corona de laureles especial que le fue entregada  por el representante del Liceo de Valparaíso, Ricardo Lennes, el cual se dirigió a nuestro niño con las siguientes palabras:

"En el menor de los héroes de la Covadonga queremos saludar a los marinos del 21 de mayo, que han dado a la patria un día imperecedero. Digno eres, valiente grumete, de la corona de laurel que con regocijo te presentamos, porque tú has probado que en Chile hasta los niños son leones cuando se trata de la honra nacional.
"Recibe lo que mereces i permite que en un fraternal abrazo estreche tu corazón valiente a nombre de mis compañeros del liceo.
"Gloria a los valientes!
"Salud al porvenir!"
Al terminar, colocó una corona sobre las sienes del grumete i le dio un abrazo."*

Juan Bravo y la tripulación de la goleta "Covadonga", fueron llevados desde Valparaíso a Santiago, donde fueron receptores de grandes manifestaciones públicas, tanto del pueblo como de las autoridades locales, pasando por la Moneda y siendo recibidos por el Presidente de la República don Anibal Pinto Garmendia. 
Luego de estos episodios, Juan Bravo se pierde en la historia, dejándonos con un inmortal recuerdo de su actuación en la Guerra del Pacífico.




Fotografía de estudio del niño mapuche Juan Bravo



*Boletín de la Guerra del Pacífico

No hay comentarios:

Publicar un comentario