jueves, 9 de junio de 2016

"SANGRE EN LA TRICOLOR:UNO DE SUS HIJOS CAE EN CHORRILLOS"

"El Atacama tiene delante de sí una larga trinchera  enemiga de más de dos cuadras i en forma de una línea serpenteada, que parece un arco de flecha indíjena de Norteamérica. Para llegar hasta ella  hai que subir una ceja de médano donde los soldados se entierran hasta más arriba del tobillo. Algunos de ellos, para buscar más firmeza en el andar, se habían quitado las botas, sin cuidarse de que una bala enemiga les quitara también la vida.
La caminata de la noche, la falta de sueño, o pesado del médano que estaban trepando, todo se conjuraba en favor de los peruanos i contra la naturaleza inquebrantable de nuestros invencibles rotos. Pero ellos seguían i seguían, animados por su admirable fuerza de voluntad i el estímulo de sus jefes.
Lentamente, pero con una imperturbabilidad digna de elojio, i en medio de un infierno de balas arrojadas por ricas armas de precisión desde la enorme trinchera, los atacameños i talquinos ganaron al fin la cresta del pesadísimo i empinado arenal, quedando como a una cuadra del baluarte enemigo. Desde allí mismo, i aunque el terreno era aún ascendente, se lanzaron al paso de trote sobre el estenso reducto...
La carnicería fue horrorosa...pero diez minutos más tarde una llama roja como la que brotó del fuerte ocupado por el 4° i el Chacabuco, anunció que los peruanos eran desalojados por los nuestros.-Un ¡Viva Chile! atronó el espacio, i el glorioso tricolor nacional se destacaba gallardo i orgulloso en el centro de los parapetos.
Inmediatamente  se rompió desde un gran fuerte que se divisaba al frente i en punto más elevado, un abundantísimo fuego de fusilería dirijido directamente a los atacameños i talquinos, que se habían echado cuan largos eran, a descansar de su fatiga.
Aquellos valientes estaban materialmente rendidos.
Se dieron un descanso bajo un fuego que parecía sostenido por miles de tiradores, haciendose  haciendose sordos a las instigaciones de su jefe para continuar la dificil tarea que habían tomado sobre sí. Era una imprudencia, una enorme imprudencia echarse al reposo en situación tan sumamente grave, dando al enemigo ocación de aprovechar  a mansalva e impunemente  la excelencia de sus armas. Pero bien sabían nuestros rotos que, en poniéndose ellos a pié, ninguna  ventaja sería comparable  con la de la pujanza i el valor del soldado de Chile.
El jefe del Atacama, comandante Dublé, les dio el grito de ¡Arriba!, enseñandoles la bandera de la patria, i los que tan rendidos acababan de mostrarse, poniéndose rapidamente en pié, se lazaron con su ardor jamás desmentido en demanda de las alturas.
Los atacameños i los talquinos formaro desde ese momento una sola lejión, confundiéndose por decirlo así, en un solo cuerpo.
En esos  mismos momentos, doscientos cincuenta hombres del batallón de Artillería de Marina al mando del sarjento mayor Carvallo, los acompañaban por el costado derecho, quedando otros doscientos al mando del comandante Vidaurre cubriéndoles la retaguardia en actitud de protección.
Jefes oficiales i soldados trepaban impávidamente aconsumar su obra de triunfo, cuando el hermoso estandarte tricolor (obsequiado por el intendente de Copiapó al  2° batallón del Atacama) fue rociado con la sangre jenerosa de uno de los soldados que lo escoltaban.-Una granada enemiga dio en el pecho al valeroso atacameño, destrozándolo completamente, para bañar con su sangre roja el blanco puro de la noble insignia.
Veinte minutos más tarde, en el gran fuerte de la altura ostentaba triunfante sobre sus cañones el tricolor de Chile. Todo el  reducto era ocupado por los del Atacama, del Talca i de la Artillería de Marina; los enemigos habían huído, dejando amontonados  los cadáveres al pié de sus trincheras, sobre un pavimento espeso de cápsulas disparadas i municiones  intactas.
Una bala de rifle, durante la ascensión a la cima, había rosado lijeramente la oreja izquierda del jefe del Atacama, causandole apenas un pequeño razguño.
Eran las seis de la mañana."

Boletín de la Guerra del Pacífico 1879-1881

El nombre del soldado que portaba el estandarte del Atacama N° 2  er Adolfo Morales.





Fotografía del Estandarte del batallón Atacama N° 2 perteneciente al blog museodeatacama.blogspot.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario