martes, 28 de junio de 2016

"FRENESÍ DESMEDIDO DE LOS CHILENOS"

Es sabido que los soldados chilenos actuaron de una manera desmesurada en algunos de  los distintos episodios del conflicto del Pacífico. A este hecho se le da una explicación que ha llamado la atención incluso de los neutrales.
Esta explicación no es una justificación, puesto que en nuestros tiempos y con la tecnología avanzada que tenemos, podemos estudiar y deducir mucho más que lo que ellos podían en aquella época, pero siempre desde un punto de vista menos barbárico y más civilizado; aún así, debemos tener en cuenta que en siglos pasados  existían normas de honor en las guerras que los neutrales extranjeros conocían mejor que, al parecer, el ejército peruano.
He aquí una muestra tomada de "The Morning Post", diario británico, y encontrado en los archivos de Pascual Ahumada Moreno,Tomo V:

"Aunque el ejército chileno contiene, como las levas peruanas, algunos de los más feroces e irreducibles elementos del mundo i aunque han sido mui frecuentes los combates sin dar cuartel, entre las fuerzas contendientes, la disciplina férrea que jeneralmente ha mantenido Chile i a la cual es debida gran parte de su éxito, ha sido, estamos seguros, mui eficáz para impedir las atrocidades de una ciudad saqueada, que en un tiempo fue la costumbre de la mayor parte de las tropas civilizadas de Europa.
Según lo que hemos podido recojer de las reseñas más imparciales del conflicto publicadas por ambas partes, las escenas de carnicería i de sangre, que han dado un  interés terrible al progreso de esta guerra feróz, han estado casi confinadas a los combatientes o a las personas mui proximamente ligadas a estos, dificil de distinguirse por la soldadesca furiosa i triunfante para saciar en ellos su venganza.
En la toma de Arica, que horrorizó a los espectadores estranjeros, el rehusar dar cuartel parece que se limitó a solo los militares, con mui raras escepciones. I aunque la terrible bayoneta trabajaba de un modo que no dejaba al enemigo tiempo suficiente para rendirse prisionero fue espantosa en estremo, precedieron muchas circunstancias que lo exasperaron, empujando a las tropas chilenas al frenesí.
A los soldados jamás puede persuadirseles que el uso de las minas es legal, i el estenso sistemas de minas con que los peruanos defendían sus posiciones, levantó una tempestad que quizás la disciplina de las tropas alemanas no habría podido contener. Aun las tropas inglesas en el Afghanistan, se vieron compelidas a ponerse en guardia contra la toma de prisioneros cuando el primer acto del hipócrita Ghazi fue el enterrar un puñal oculto en el costado de su jeneroso captor. El terrible éxito de los torpedos disfrazados empleados por los peruanos, contribuyó también a atizar las llamas de un odio estraordinario en el pecho de los victoriosos chilenos."


En la imagen: "El Repase" es un óleo del pintor español Ramón Muñiz realizado en 1888. Actualmente se conserva en el Museo Histórico Militar del Perú en Lima


Una investigación de: relatoschilegdp.blogspot.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario