jueves, 30 de junio de 2016

"DESFILE TRIUNFAL EN VALPARAÍSO"

Durante tres días, desde el 11 de Marzo de 1881, Valparaíso se vistió y engalanó de fiesta para recibir y dar honor y loores al ejército vencedor que volvía de Perú. Tres duros años traían a sus espaldas estos valerosos hombres que venían a poner fin a su sacrificio por la patria. Muchos volvieron, muchos no y otros allá quedaron, enterrados en míseras tumbas que el tiempo se ha encargado de borrar. Pero a los que les correspondió estar presentes aquél fin de semana de alegría le cupo el honor de ser honrado por un pueblo fervoroso y que inflaba el pecho al verlos pasar gallardos y varoniles.
En el Tomo V de Pascual Ahumada Moreno, se relata con detalles lo que se llevó a efecto durante los días en que el ejército estuvo apostado en Valparaíso.
La ciudad  había recibido, el día anterior al 11, la llegada de al menos 50 mil ciudadanos venidos de la capital; éstos, más la misma gente de Valparaíso, y el interior de la zona, y los miles de efectivos que descendieron de los barcos que los transportaron dieron al puerto una panorámica jamás antes vista. Las casas adornadas, las calles con los distintos arcos de triunfo  ofrecidos por las diferentes asociaciones que quisieron premiar a los héroes, más la alegría de toda la población era algo que desbordaba de emoción a cualquiera.
En el muelle, a la espera del convoy que los transportaba,  se encontraba mucha gente que venía a recibirlos. Las bandas de música tocaban marchas, mientras los cañones de los fuertes disparaban cañonazos; las chalupas, botes y distintas barcazas se afanaban por ser los privilegiados en transportar a suelo a los héroes. Debe haber sido un magnífico espectáculo.
A las 11:00 A.M. ya se encontraban desembarcados todos los cuerpos, en Plaza Wheelright, mientras los sectores que la rodeaban se encontraban llenos de gente que vivaba sin parar a nuestras tropas.
Baquedano desciende del transporte Itata y la población revienta de emoción. Según el relato: "..desembarcó por el muelle que está al lado de la Bolsa escoltado por un piquete de marineros armados i una banda de música. Un coche con oficiales heridos seguía tras el Jeneral, que marchaba junto con el Contra-Almirante de la escuadra entre los Ministros de Guerra i Relaciones Esteriores...".
LLama la atención que, caminaban entre la multitud y que , a pesar del gentío, no hubo desordenes y la gente entusiasta no paraba de saludar y vivar a su General.
Luego de ser recibido por el Presidente Pinto en la Intendencia y después de  algun tiempo, el General Baquedano se asomó a los balcones del Palacio, como aparece descrito, junto a S.E y los Ministros.
A la 1:00 P.M llega la cabeza de la columna a la plaza "Rafael Sotomayor"  y se da inicio a los distintos discursos, entregados por las diferentes autroridades que se encontraban en este gran día reunidas para solemnemente dar la bienvenida a los héroes. Estos fueron: el Intendente de la Provincia, señor Eastman, y el Ministro de Guerra Manuel García de la Huerta. Una vez terminados sus turnos se le dio el tiempo a nuestros soldados para que marcharan por las calles de Valparaíso.
Y entonces el pueblo pudo ver, orgullosos, a sus "obreros, industriales, comerciantes, labradores i hombres de trabajo" que, recibiendo el honor y la gloria tributada por el pueblo con vítores, llantos, abrazos y flores, marcharon con apostura viril y plenos de felicidad.

Revisaremos el órden en el cual iban desde principio de la columna hasta el fin:

"Al pasar frente a la Imprenta de El Mercurio  se obsequiaba una preciosa corona a cada cuerpo.
Abría la marcha la marinería armada de la "Chacabuco" al mando del Capitán Aguayo, a quien se entregó una corona de oro.
Marchaba en seguida la Artillería de Marina, al mando de su Comandante Vidaurre, a quien se entregó una corona de laurel.
El señor de Toro Herrera seguía, en en magnífico caballo, al mando del Chacabuco, al cual se vivó con entusiasmo i se obsequiaron coronas y versos.
El Atacama, mandado por el señor Dublé Almeida, a pié, fue objeto de una manifestación especial; se le aclamaba con entusiasmo delirante. Tras el Atacama iba el caballo de batalla del señor Dublé Almeida.
Seguíalo el Coquimbo, cuerpo no menos glorioso, mandado por el señor Pinto Agüero, quien fue también saludado con aclamaciones.
El Chillán, con su Comandante don José Antonio Guiñez, vestía traje de campaña i mereció una verdadera ovación. Muchos de sus soldados cargaban flores i coronas.
Los demás cuerpos seguían en este órden:
El Valdivia al mando de don Lucio Martínez.
El Melipilla, mandado por el señor Balmaceda.
El Colchagua por el señor don Manuel Soffia.
El Valparaíso por el señor  La-Rosa.
El Quillota por el señor Echeverría.
La policía de Valparaíso.
El  escuadrón Bueras."




La marcha continuó hacia la Plaza de la Victoria donde niños de distintas escuelas entonaron la Canción Nacional.
El desfile terminó a las 3:30 P.M y los soldados ya agotados a esas horas, pudieron retirarse a sus respectivos cuarteles.
Pero en la ciudad las celebraciones no terminaron. A las 4:30 comenzaron las funciones acrobáticas y ya se podía ver a los soldados de franco reunirse con gran emoción  con sus familias, esposa, hijos.
La ciudad se vistió de fiesta como nunca y sus calles, aún de noche parecían de día.
El sábado 12 se asistió a un Te Deum en el Templo del Espíritu Santo, ofrecido por el Presbítero Mariano Casanova y al que asistieron todas las autoridades y la tropa completa. Por la noche un banquete en honor del General .
Y así continuaron las actividades en Valparaíso hasta el 14 de Marzo.
El 17 del mismo mes, fue la entrada triunfal a la capital, Santiago de Chile.








No hay comentarios:

Publicar un comentario