miércoles, 22 de junio de 2016

EN HONOR DEL TENIENTE CORONEL D. SALVADOR URRUTIA

Continuando con nuestro seguimiento a las huellas de nuestros soldados post-guerra, les dejamos un artículo aparecido en el año 1904 que muestra en su fotografía una cena en honor al Teniente Coronel Don Salvador Urrutia y a algunos veteranos de la guerra:


"Con motivo de la translación á Santiago de este distinguido militar, que desempeñó con todo acierto
y espíritu justiciero el delicado cargo de Fiscal en el enojoso asunto de los Arsenales, un grupo de amigos le ofrecieron, el miércoles último, un banquete en el Cafe de la Bolsa.
A las siete y media llegó el festejado con varios acompañantes y, momentos después tomba coloca ción en una espléndida mesa los Sres.: Teniente Coronel D.Salvador Urrutia Contraalmirante Francisco 2° Sánchez, Capitán de Navio D. Federico Chaigneau, Capitán de Fragata Don Recaredo Amengual, Capitán de Corbeta D. Enrique Larenas.y los Sres.: Alberto Lorca, Dr. Estanislao Fraga, Federico Khulman, Christian Wiegand, Esteban Araya, Contador Mayor D. Alberto Wilson Capitan de ejército don  Alberto Lara, Guillermo Deformes,  Bernabé Anguita, Antonio Covarrubias, Agustín Garaventa Drs. Cordovéz y Williams. D. Delfín Corvalán Navarro, Cronista de La Union, y D. Enrique Villalón y Ogass, Redactor de Sucesos.



Fue aquella una reunión íntima, llena de todos los encantos  de la mis sincera amistad y de la cual
el festejado y los asistentes tendrán, necesariamente, que guardar imperecedero recuerdo.
Las dotes de caballerosidad que adornan al Sr. Urrutia, sus altos méritos de militar y el tino que supo
demostrar en el vidrioso cargo de Fiscal de una enmarañada causa, hasta dejar inmaculado el honor de la marina, tenían ineludiblemente que traer esa franca y simpática manifestación.
A la hora de los postres ofrecióla en elegantes frases el Sr. Antonio Covarrubias; el festejado contestó, en seguida, agradeciendo las demostraciones cariñosas de que era objeto.
Alentado por la intimidad de la reunión y por los deseos de manifestar al Sr. Urrutia sus sentimientos, hicieron consecutivamente uso de la palabra casi todos los presentes. Se hizo una disección verdadera de la vida del Sr. Urrutia y en todos los aspectos, como caballero militar y juez, se sentó bien claro el mérito de que estaba rodeada.
A las once y media se dio por terminado el banquete, cuyo servicio fue irreprochable."

Revista Sucesos, Enero de 1904

No hay comentarios:

Publicar un comentario