miércoles, 4 de mayo de 2016

SACRIFICIO DURANTE LA CAMPAÑA DE LA SIERRA

"El capitán movilizado del batallón Valdivia i en seguida del Estado Mayor del ejército de ocupación del Perú, don Elias Cruz Cañas, era talquino pero hijo de la prosapia del Maule i del Mapocho, porque tenia los apellidos feudales de los dos pueblos mas aristócratas de Chile: Cruz, Cañas, Aldunate, etc. .
Nacido en 1858, cuando la opulencia hereditaria de su familia comenzaba a decaer, debió abrirse camino por si mismo, que para ello habíale dado Dios robustos brazos i ancho pecho de hombre i de batallador. Elias Cruz pasó la mayor parte de su infancia en la hacienda montañosa del "Fuerte",  que sus padres poseen tadavia al oriente de Talca, i donde, según justificada tradición histórica, Lautaro se hizo fuerte i derrotó al castellano, en su marcha victoriosa del Bio-Bio al Mataquito.
Elias Cruz era de aquellos que de buena fe i jactancia creen que "un chileno es hombre para cincuenta peruanos."
Nombrado gobernador político, marítimo i militar del puerto de Tambo de Mora, en la boca del valle de Chincha i vecino a Pisco, encon
tróse el capitán Cruz, solo con su espada i su alma a esa heterojénea población, i hospedándose en la mejor casa de la arenosa aldea esparcida en árida playa, comenzó a hacer sentir su autoridad i su valor sobre aquella ilota muchedumbre. Dictó bandos, organizó la policía, el alumbrado, fundó una escuela, apaciguó los gremios, reedificó una iglesia i hasta emprendió erijir un faro, todo con  una escolta de nueve hombres, que apenas le bastaba para promulgar sus bandos de buen gobierno, en un pueblo de mil almas, i rodeado por afuera de guerrillas traidoras que le acechaban como a indefensa i desapercibida presa.
Entretanto la tarifa peruana de Elias Cruz habia subido al doble: ya no eran cincuenta, sino «cien contra uno.»
El 20 de julio de 1882, esto es, una semana antes de que el oleaje revuelto de la playa i de la sierra, de eso que el incauto mancebo llamaba "su pueblo", se conjuró contra él, i agavillado por su propio telegrafista (empleado i confidente peruano!. ..) con el aviso de que a la mañana siguiente aquel pueblo iba a ser desamparado, le rodearon cuando dormía, «cuatrocientos contra uno, i no le dieron tiempo sino para vender cara  su vida enseñándoles, cómo, desde Prat i desde Carrera Pinto, saben morir los hijos de Chile en el mar, en la playa i en la sierra. En medio de lodos sus casi infantiles regocijos i de sus risueñas esperanzas de pacificador engañado, el capitán Cruz solía escuchar de cuando en cuando en los adentros de su alma i de la soledad del yermo arenoso que habitaba, la voz del presentimiento que debió ponerle en guardia contra las acechanzas i su propia jenerosa credulidad. Contando en efecto a su padre el éxito de una de sus inauguraciones de progreso local, cobijado bajo el estandarte de su patria, decíales estas palabras, hoi de siniestra significación:

«Créame, padre, que tuve gusto i pena: quisiera de mui buenas ganas dejar este maldito Perú e irme a donde están todos mis hermanos»

I bien! El valiente Capitán llegó a su turno a suelo de la patria, a las puertas del hogar querido, pero allí los brazos de todos sus hermanos, no se adelantaron para estrecharle en cariñoso nudo, sino para conducirle de la mano al carro, del carro al templo i del templo a la tumba, donde reposan los que con su jenerosa sangre en la batalla o en la escuela han luchado por devolver la vida i la honra al país maldito!"

Revista Sucesos Edición de Valparaíso
Enero, año 1905

Elías de la Cruz Cañas se enlistó como subteniente en el Batallón Movilizado  Valdivia; héroe de Chorrillos en la toma del Morro Solar, donde ganó estrellas de Teniente. Fue Secretario del Misnistro Joaquín Godoy y Capitán al fallecer en el puesto de Tambo de Mora, donde permanecía de guarnición con 8 hombres y que fue duramanete amagado por una montonera peruana.

www.geni.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario