martes, 3 de mayo de 2016

EL JUICIO INTERNACIONAL DEL COMBATE NAVAL DE IQUIQUE PARTE I

Gonzalo Bulnes, en su libro Guerra del Pacífico de Antofagasta a Tarapacá, relata las distintas reacciones que hubo en el mundo acerca del combate heróico de Iquique, rememorando aquél sublime sacrificio, y la visión que tuvieron de éste los espectadores que presenciaron, tanto desde Iquique como desde los barcos extranjeros que observaban lo que ocurría en este conflicto bélico.
Leeremos, en esta 1a parte, los partes y homenajes que se rindieron:

"El significado del combate de Iquique para Chile fue la reduccion a la mitad del poder naval del Perú,  pero eso, siendo mucho, erammenos que el efecto moral que estaba llamado a producir. Prat, Serrano, Aldea, Condell, Orella, en una palabra todos los combatientes de la Esmeralda i de la Covadonga, escribieron ese dia un precepto que se resume en esta frase: "la obligacion de luchar hasta la muerte sin tomar en cuenta el poder del adversario".  Ademas para Chile el combate de Iquique era una gloria de su Escuadra. Cualquier nacion puede contar con un héroe, pero más glorioso que tener un Prat es poseer una institucion completa que sea capaz de ponerse a su nivel, ya sea que la inspire su ejemplo, como sucedió en la Esmeralda, o procediendo espontáneamente como en la Covadonga.
La decision del combate fue igual en los tripulantes de una i otra nave. Fue una Escuadra, una institucion, la que se irguió en Iquique a la altura de inconmensurable gloria. El mundo entero rindió homenaje a1 heroismo de los oficiales chilenos. El testimonio de los estranjeros domiciliados en Iquique, levantó a la mayor altura posible el nombre i la gloria de nuestros jóvenes marinos. La prensa universal proclamó que jamás se había sobrepasado el heroismo. El Perú participcó de esa admiración jeneral. Grau recojió la espada i prendas que se encontraron en el cadaver  de su heróico rival, i se las envió a la viuda de éste acompañadas de una carta en que le decia que su esposo "fue victima de su temerario arrojo en defensa i gloria de la bandera de su patria".  El jefe del Estado Mayor de la plaza de Iquique escribió un parte oficial sobre el combate, el mismo dia, a las 2 de la
tarde, cando aun ignoraba la suerte de la Independencia.  Dando cuenta del hundimiento de la Esme-
ralda se espresa asi:

"Entonces el Huáscar a toda máquina se fue sobre ella, i despues de un rudo choque la echó a pique, sucumbiendo heróicamente con sus tripu1antes" "Indescriptible es señor Jeneral el entusiasmo i decision que tanto la fuerza de linea como los guardias nacionales han manifestado a1 presenciar este combate naval, que hará época en los anales de la historia contempornea.
La Fragata de S.M.B Turquoise hizo estraer con buzos un trozo de madera de la vieja Esmeralda i labrar una cruz, que envió  a1 Comandante Condell con la siguiente carta que es el testimonio mas
precioso que ha podido recibir una marina:

"Al bravo Comandante Condell.

Los oficiales del buque de S.M.B. Turquoise, admiradores del glorioso combate de la Esmeralda i Covadonga, sin ejemplo sinn los fastos Navales, empeñaron sus esfuerzos por hallar el sitio donde la gloriosa Esmeralda sucumbió. Querian encontrar allí una reliquia que ofrecer a1 compañero del heróico Prat, caido cuando se hundia su buque, a1 tomar a1 abordaje a1 enemigo.
A nadie pues, mejor que a1 Comandante Condell de la gloriosa Covadonga corresponde ser el depositario de la noble reliquia que hoi le enviamos".

El Times de Londres hacía este comentario del combate:

"Este es uno de los combates más gloriosos que jamas haya tenido lugar. Un viejo buque de madera casi cayendose a pedazos, sostuvo la accion durante tres horas i media contra una bateria de tierra i un poderoso acorazado, i concluyó con su bandera a1 tope".

El mismo juicio emitieron los grandes órganos de publicidad de Francia, de Alemania, del Japon,
de España i de Estados Unidos.

El teniente Masson de la marina de este último pais escribió

"Este jóven Comandante de division (Prat) estaba llamado a rendirse? La respuesta a este pregunta fue su conducta en el combate que iba a tener lugar, combate que asombró a1 mundo naval, que estableció el precedente de que no importa cual sea la desigualdad de fuerzas, que todo buque debe combatir hasta el último instante, i que a causa de la intelijencia e intrepidez que lo caracterizaron i de los perjuicios positivos causados a1 poderoso asaltante, merece toda una
pájina en los anales de la fama. La Esmeralda se hundió con su bandera a1 tope haciendo fuego con todos sus cafiones."

Un oficial de la marina norteamericana que se encontraba en el Pacifico, escribia a un amigo de
Valparaíso :
"Si se presenta la oportunidad de hablar con alguno de los oficiales chilenos que montaban la Esmeralda i la Covadonga, sirvase Ud. manifestarles la manera cómo sus hermanos los oficiales de marina de1 mundo entero, aprecian su brillantecomportamiento, que servirá de estímulo i de dignísimo ejemplo en los siglos por venir, si bien yo dudo que semejante accion
pueda repetirse."

Guerra del Pacífico
Gonzalo Bulnes


1 comentario:

  1. El Gran Capitán...ejemplo y gloria para Chile y los Chilenos...por siempre

    ResponderEliminar