miércoles, 6 de abril de 2016

PREVIO A LAS BATALLAS DE SAN JUAN Y CHORRILLOS


"El Atacama, acostumbrado a servir de vanguardia  al ejército desde Pisagua, fue el primero en tomar las armas y moverse:
 "Pero cuando ya me disponía a formar en batalla- exclama su jefe en su diario de campaña, Diego Duble-para emprender la marcha, se me acercó uno de los capellanes del ejército, creo que un señor Vivanco, y me preguntó si tendría inconveniente en permitirle dirigir la palabra al regimiento. Le       contesté que podía hacerlo siempre que no hablase muy fuerte, pues estabamos muy próximos al enemigo. Para que al capellán pudieran oirlo mejor, hice estrechar todo lo posible las filas de la columna y en esta disposición les habló de la patria y de la religión, concluyendo por hacer arrodillar al personal del regimiento y absolverlo." 
Fue aquél a la verdad uno de los cuadros más lúgubres y más sublimes de la guerra y del patriotismo y, cunado, después de elevada al cielo íntima, muda y misericordiosa plegaria, aquellos hombres de hierro, mimados por cien victorias,movieron sus brazos para llevar a sus pechos y a su frente la  señal del cristiano, fervoroso bullicio cundió en torno a la densa columna que la religión y la esperanza agitaban como en el vaivén de onda callada y poderosa".

Campaña de Lima
Benjamín Vicuña Mackenna


No hay comentarios:

Publicar un comentario