domingo, 3 de abril de 2016

"LA ESMERALDA"

"Cuando comenzó el combate, yo aún escuchaba en mi mente las palabras del bravo Prat:
.-¡MUCHACHOS! ¡lA CONTIENDA ES DESIGUAL! ¡PERO ÁNIMO...Y VALOR! NUNCA SE HA ARRIADO NUESTRA BANDERA ANTE EL ENEMIGO Y ESPERO QUE NO SEA ESTA LA OCACIÓN DE HACERLO. POR MI PARTE  OS ASEGURO QUE MIENTRAS YO VIVA, ESA BANDERA FLAMEARÁ EN SU LUGAR Y SI YO MUERO, MIS OFICIALES SABRÁN CUMPLIR CON SU DEBER...VIVA CHILE!!
Me mantuve firme lo más que pude, pero mi contrincante era muy poderoso y su armadura de hierro me hirió. 
Y volvió a herirme...La primera vez, sangré desde adentro, pues al ver a mi valiente Capitán abordar a esa mole, luego del espolonazo que me dio, y sentir los disparos, pensé lo peor. Sólo al escuchar los gritos de la tripulación: ¡HA MUERTO EL CAPITÁN PRAT! ¡HA MUERTO EL CAPITÁN PRAT!
Sentí que nuestro mundo se bamboleaba.
Pero ya hubo pasado la conmoción, los ¡VIVA CHILE! Se oyeron cada vez más y más...
Yo estaba cansado, pero los soldados del mar me daban la energía que necesitaba, sin embargo que se acercaba el fin.
El imperturbable Huáscar arremetía otra y otra vea, y mis hombres no dejaban de luchar, hasta que ya no pude más...fueron muchas las heridas que tuve. Mi armazon rota, incapacitado todo mi motor...
Nos hundimos, mis hombres, los que murieron heroicamente defendiendo su puesto y su bandera, se hundieron en mi, y yo con ellos.
Y aún respiro, bajo el mar, recordando aquel día en que me llené de gloria".

Parte del relato fiel de mi cuento "La Esmeralda"
Ingrid Díaz Chamorro
Litografía tomada de la revista "La Lira Chilena", año 1902

No hay comentarios:

Publicar un comentario