martes, 5 de abril de 2016

CARTA DE DON RICARDO SANTA CRUZ A SU ESPOSA

“Señora Magdalena de Santa Cruz.‑ Santiago.‑ Mejillones, Octubre 26 de 1879.
         “Malalita querida:
         Hoi sabemos que el Ejército se está embarcando en Antofagasta; a nosotros se nos ha mandado alistar también, i probablemente nos embarcaremos mañana a primera hora.
         Llega el momento supremo: es preciso saltar la barrera i entrar de lleno a cumplir con nuestro deber.
         No me atrevo a mirar atras sin sentirme conmovido profundamente; hoi, Malalita, después de los arreglos indispensables para estar listos, he tenido momentos terribles.
         Hechada la balanza a mis cuentas, la veo a usted rodeada de seres queridos, voi a cumplir el más sagrado deber de un ciudadano, i me enorgullezco de verme en situación tan favorecida; esto no obsta para que, tornándole el peso al mayor infortunio que pueda sobrevenir, tenga que entristecerme, como lo estoi actualmente.
         No he querido luchar con algunos lagrimones, que sin probabilidad de espíritu, son el resultado de involuntaria preocupación; en la seguridad que esta carta no irá a su poder hasta el fin de la campaña o hasta que yo no pueda disponer de su envío, he dado rienda suelta a mi ternura.
         Si muero, ¡fatalidad tremenda para usted i mis hijitos!... ¿qué será de usted?
         Este es el terreno vedado hoy! No me atrevo a pensarlo siquiera. ¿Pero al fin? Es menester ponerse en todo caso; así como puedo adquirir renombre i gloria, puedo encontrar mi tumba en el imprescindible deber que hai que llenar, llenarlo bien, que así lo haré.
         En previsión de todo es que escribo ésta, que la leerá riéndose si yo se la llevo, i llorando, como he estado yo, si todo ha terminado aquí.
         ¡Cuánto me cuesta escribir así, Maladita querida!... Usted se hará cargo, me conoce demasiado para que calcule por si misma cuánto sufro con esta relación que también puede ser una despedida.
         Abrigo, no obstante, la confianza que, sabiendo cumplir con mi deber, el país se hará cargo, como debe, de mis hijitos; siendo usted tan buena, como es, pasado su martirio, podrá encontrar algún bienestar, i nuestros hijitos, que en ningún trance de la usted dejará de la mano, ellos serán su mejor consuelo.
         Cuídese para ellos i tenga fuerzas para soportar el gran sacrificio!...
         A la chinita, imitando en todo a su madre, llegará a ser más feliz que ella, i nada tengo que recomendarle.
         Los niños!... Esto es lo que después me preocupa mas! Si yo les falto, por desgracia, tendrán mucho que sufrir hasta llegar a ser hombres.
         Tenía tantas ilusiones en espectativas para sacar el mejor provecho de ellos; entre los suyos i los míos fundo grandes esperanzas, que encontrarán quien los encamine i haga de ellos tanto i más de lo que yo pudiera.
         Tratando así, como de broma, este asunto en el cual tengo que considerarme muerto, i estoi lleno de vida i entusiasmo; lleno también de ilusiones para el porvenir, no es fácil que me contraiga a lo que debo; voi, sin embargo, a dejar algunas recomendaciones a los niños, para cuando estén en estado de conocerlas.
         Son sus deberes: “E1 cariño i respeto a su madre, ante todo; amor i dedicación al estudio; no dejar para mañana lo que se puede hacer hoi; trabajar por costumbre más bien que por deber; respetar a la mujer en toda circunstancia; ser francos i generosos”.
         Sólo así serán felices i no les habrá hecho gran falta su padre.
         Malalita: sin más lazos en el mundo que los de la familia, mi último pensamiento será para ustedes.
         Dios ha de querer que esto sea lo más tarde posible; reciba el adiós de su

                                                                                     RICARDO”.

La Batalla de Tarapacá
Nicanor Molinare

5 comentarios:

  1. ...IMPRESIONANTEMENTE HUMANO ¡¡¡¡...PRECLARO ...UN VERDADERO EJEMPLO DE UN SER AMANTE DE LA VIDA Y DE SU FAMILIA ...EN EL 22 DE DICIEMBRE DE 1978 ..SIENDO INFORMADO QUE ESA NOCHE SERIA EMBARCADO JUNTO A MIS CAMARADAS DEL BATALLON TUCAPEL ,RUMBO DESCONOCIDO ...SE NOS PIDIO QUE NOS DESPIDIERAMOS DE NUESTRAS ESPOSAS O FAMILIAS ...ASI LO HICE ...TENIENDO LA CERTEZA QUE NO VOLVERIA PUES DESEABA GANAR MIS GALONES EN LA TOMA DE ALGUN PUNTO FORTIFICADO O ALGO DONDE PLANTAR LA BANDERA CHILENA ...SE LO COMENTE A MI SEÑORA QUE ....COMO SIEMPRE SE REIA DE MIS LOCURAS ...Y ...DIOS NUESTRO SEÑOR INTERVINO MEDIANTE EL CARDENAL SAMORE ...NO PASO EL CAMION ...DI GRACIAS A DIOS Y VOLVI A MI HABITUAL TRABAJO .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por contarnos tu experiencia de vida. Así son nuestros soldados, el amor por la patria y la bandera, pero con los valores que necesita para afianzarlos es el amor a su familia. Un abrazo afectuoso.

      Eliminar
  2. Valioso el legado de Don RICARDO SANTA CRUZ A sus hijos,,,1.Mucho respeto y cariño a su madre ...2.-Amor y dedicaciòn a sus estudios...3.-No dejar para mañana lo quepuedes hacer hoy dìa.....etc...

    ResponderEliminar
  3. Valioso el legado de Don RICARDO SANTA CRUZ A sus hijos,,,1.Mucho respeto y cariño a su madre ...2.-Amor y dedicaciòn a sus estudios...3.-No dejar para mañana lo quepuedes hacer hoy dìa.....etc...

    ResponderEliminar