domingo, 6 de marzo de 2016

UNA RABONA EN EL EJÉRCITO CHILENO

"Así caminando dijo el soldado Rioseco, uno de los valientes fundadores del Talca i que había peleado con fortuna en Chorrillos i Miraflores: "no tengamos cuidado, compañeros; la Virjen del Cármen nos protegerá i escaparemos de las balas enemigas"...Al terminar esa frase una bala de fusil le entró por la boca, i recorriendo todo su abdómen, lo dejó muerto i en el interior horriblemente quemado.
La compañía de Talca continuó avanzando, pero una peruana llamada Juanita Ramírez que había sido fiel admiradora de nuestros triunfos i que desde el 81' acompañaba al Talca en su puesto parecido al de Cantinera, se separó de la compañía, avanzó hacia el bajo, entre granizada de proyectiles, quitó su ropa al soldado muerto, se la presentó al jefe de la compañía i le dijo: "vea mi capitán, si ese valiente lleva algún papel de importancia que sea una reliquia para su esposa, madre o hermana".
Juanita, la firl compañera del Talca, se encuentra hoy en ese pueblo i lo que menos desea es volver al Perú". (
Raimundo Valenzuela, La Batalla de Huamachuco. Anécdotas de la Guerra del Pacífico, Paz Larraín y Ängel Soto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario