martes, 1 de septiembre de 2015

MATÌAS ROJAS DELGADO COMANDANTE DEL BATALLON CIVICO DE ANTOFAGASTA Nº2

Su actividad en el período de la reivindicación del territorio y ocupación militar de Antofagasta, en 1879, se centrò en su acciòn pùblica , la creación de su periódico "El Industrial" , la redacción de sus escritos históricos sobre la ciudad de Antofagasta y la continuación de su actividad profesional. Esta es su historia: 
"Estoy seguro de que un alto porcentaje de gente de la Segunda Region, ignora quien fue Matias Rojas Delgado.Lo que ocurre es que nuestra historia es como el desierto: se traga a los hombres. Sin embargo, este hombre existio. Como muchos, llegò hasta Antofagasta desde la hermosa y colonial provincia de Copiapò, donde la mineria de plata ponia esperanzas en las pupilas de los mineros. Naciò en lllapel en 1845. Al cumplir 22 años se recibiò de ingeniero civil en la Universidad de Chile y, naturalmente, emigrò a Chañarcillo, en busca de riquezas. Para su infortunio, Chañarcillo solo vivia de la gloria de sus años prosperos.Cuando èl Ilego, era solo un pueblo fantasma. En 1872, una gran noticia le llevò grandes esperanzas. En Antofagasta, Caracoles abria su vientre de plata. El joven Matias, con sus 27 años a cuestas, se vino a estas tierras.  En enero de ese mismo año,Antofagasta apenas se empinaba como ciudad.Tenia 6 años de existencia. Los laboriosos y honrados vecinos estaban espantados por el desarrollo que tomaba la delincuencia: robos, asaltos y asesinatos. Con el fin de ordenarla,se convoco a una reunion de ciudadanos, destinada a organizar, conforme a la legislaciòn boliviana, una Junta Municipal. El 25 de ese mes, naciò la Municipalidad de Antofagasta. Fueron electos nueve municipes, entre los cuales figuraba Matias Rojas Delgado. Ellos emprendieron una intensa labor de "seguridad ciudadana" creando para ello un cuerpo de agentes policiales. Entre los años 1872 y 1875, don Matias figuro como uno de los màs entusiastas municipes de la ciudad. Hay que advertir que las Juntas eran renovadas anualmente,y conforme a una votacion popular. Por su calidad de extranjero, Matias Rojas debiò ser autorizado por el Congreso Nacional de Chile, para ocupar un cargo pùblico en "tierras foràneas".  Igual acuerdo fue tomado en Bolivia, para permitir su permanencia en ese cargo. En ese tiempo,el Gobierno boliviano lo designò en el cargo de jefe del Laboratorio Quimico-Mineralogico. No obstante, el minero que vivia en el alma de Matias Rojas volviò a la busqueda de derroteros.
Junto a Emeterio Moreno,explorò las costas salitreras de Aguas Blancas, y aunque alli explotaron el salitre, los resultados econòmicos fueron desastrosos ydebieron desistir de sus intentos empresariales.
El inicio del conflicto con Peru y Bolivia, hizo retornar a don Matias a la vida politica municipal. Desde 1879 hasta 1888 ocupò el cargo de alcalde de Antofagasta. Esos nueve años edilicios lo transformaron en el hombre que estuvo màs cantidad de tiempo en ese cargo durante el siglo XIX. Sòlo en el siglo XX fue superado por don Maximiliano Poblete, quien ocupò el sillòn alcaldicio (1912-1930).  El alma minera de don Matias era tambien un alma de escritor y, especificamente de periodista. Comenzò escribiendo articulos en el que fue el primer diario local: "El Caracolino", y culminò su actividad fundando el diario màs importante del siglo XIX: ”EI Industrial”(1881). Si se investiga en las paginas de ese diario, constatarà la existencia de importantes y sesudos artìculos escritos por don Matias. Llegò a publicar una historia de la Municipalidad de Antofagasta,en varios capitulos. Lamentablemente, la Biblioteca Nacional conserva incornpleta la coleccion de ese periodico. En la imprenta de ese mismo diario, Rojas publicò el libro que algunos consideran como el primero impreso en la ciudad. Se trata de ”El desierto de Atacama y el Territorio reivindicado” (1883).
Exitoso en las empresas mineras yen el periodismo, don Matias fracasò en lo politico. De alcalde postulò a senador. Algunos aseguran que triunfò en las urnas, pero perdiò por “secretarìa". Lo cierto es que su vida politica culminò como alcalde de Antofagasta. A pesar de su derrota politica, Rojas encabezò con su firma “una pesentacidn que los vecinos de Antofagasta le dirigieron a S.E., el Presidente de la Repùblica, quejàndose de sus condiciones en que funcionabm el Correo, el Hospital, la policia y los servicios municipales”. Mencion especial se hacia “al alza de los impuestos"
Antes de terrninar el siglo XIX, “El Industrial” informaba lacònicamente:”en Santiago ha muerto Matias Rojas"."
Episodios de la Vida Regional
Juan Floreal Recabarren Rojas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario