viernes, 14 de agosto de 2015

INTENTOS HISTÒRICOS: CHORRILLOS Y MIRAFLORES 13 y 15 DE ENERO DE 1881

"Baquedano habìa acampado en el valle de Lurìn que està al sur de Lima  con 24 mil soldados màs o menos.lia.  El jefe peruano Piérola tenia 30,COO soldados con mas de cien cañones en los cerros de San Juan, Chorrillos i  Mraflores, protejidos por formidables trincheras que se comunicaban con Lima por ferrocarriles i telégrafos. El 12 de Enero nuestro Ejército partió a favor de las sombras hácia el enemigo. Lynch fué el primero en romper el fuego a 400 metros de la derecha del enemigo i al despuntar el alba se batia n la bayoneta todo el ejército.
La tercera division se retardò i tuvo que entrar la reserva al mando del coronel Arístides Martínez.  La segunda division hizo un brillante papel con el Buin a la cabeza contra las casas de San Juan.
A las nueve de la mañana era el triunfo de los chilenos. Pero momentos despues el coronel Iglesias (peruano),. rompia el fuego de nuevo: este segundo ataque terminó como a la una de !a tarde e Iglesias cayó prisionero con once coroneles, ocho comandantes i muchos oficiales. Del ejército de Piérola se salvaron apenas con qrandes esfuerzos 5 o 6,000 soldados. Despues de Chorrillos, Baquedano enviò a don Isidoro  Errázuriz como parlamentario ante Piérola para ofrecerle la paz. Piérola no aceptò.
A media noche  el Cuerpo Diplomàtico Limeño  solicitó una conferencia con Baquedano que éste aceptò.  Entre tanto Piérola juntaba tropas i  el dia 15 de Enero mientras que Baquedano revistaba las tropas una descarga cayó sobre el campamento chileno. Esta descarga comprometió la batalla.
Una división de 4,000 hombres sostuvo un combate  con 15000 peruanos,  mas el coronel Pedro Lagos hizo prodijios con su valor ,dando tiempo para que llegaran los demas soldados.
El almirante Riveros, jefe de la escuadra fondeada en Miraflores, hizo que bombardearan a los peruanos con felìz exito. Lynch  llegó con los suyos i atacò al enemigo que salia de sus parapetos derrotándolos por completo
Despues de rudo tiroteo, el valiente Lagos reunió los pocos  soldados de su ejército i atacó las trincheras a la bayoneta i todo el ejército despues hacian lo mismo. A las cinco de la tarde una gran nube de polvo saturado con el olor a pólvora volaba hácia la capital del imperio de los Incas: era el polvo de la derrota."
Eduardo Flores I
Encargado de la Historia Patria
Revista El Peneca, 16 de Enero, 1911

No hay comentarios:

Publicar un comentario