sábado, 27 de junio de 2015

LA CANTINERA





Cuando marcha redoblando
Mi bizarro batallón
En busca del enemigo
Se me alegra el corazón
Y el eco dulcce
Que da mi clarín
Siento mi pecho fuerte latir.
Yo soy noble cantinera
Que voy a la lid marcial
A servir a los heridos
Como un ángel tutelar.
Allá no temo
Jamás morir
Porque el que muere
Vuelve a vivir.
En el campo de la gloria
Cuando redoble el tambor
No me aterran ni las balas
Ni el estruendo del cañón.
Si algún valiente
Miro caer
Prestarle auxilio
Es mi deber.
La corona de laureles
Que admira la altiva sien
Del soldado victorioso
A mi me adorna también.
Por eso busco
La gloria allá
Donde el peligro
Más cerca está

Cisterna, Roque. “La Cantinera”, El Nuevo Ferrocarril, Santiago, 7 de octubre de 1880, p. 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario