sábado, 27 de junio de 2015

DIVERGENCIAS ENTRE CHILE Y BOLIVIA 2ª PARTE



"Este Tratado, es el del 6 agosto de 1874, concluido y firmado en la ciudad de Sucre, y por èl Bolivia quedaba formalmente comprometida
a habilitar como puertos mayores del litoral a Antofagasta y Mejillones, dejando vigentes las estipulaciones del anterior, en cuanto Bolivia quedaba obligada a no gravar la producciòn minera y salitrera que se explotase entre los grados 23 y 25 del litoral. A mayor abundamiento, y para mejor comprensiòn, copiamos textualmente el articulo 4 o de dicho convenio, que dice:
"Los derechos de exportaciòn que se impongan sobre los minerales
"explotados en la zona del territorio de que hablan los articulos pre-
"cedentes, no excederàn la cuota de la que actualmente se cobra; y
"las personas, industrias y capitales chilenos no quedaran sujetos a
"mas contribuciones, de cualquier clase que sean, que las que al pre-
"sente existan."
La soluciòn de estas divergencias era, en realidad, ardua, por la misma situaciòn de inestabilidad de los gobiernos bolivianos; de ahi es que con frecuencia Chile tenia que estar haciendo llamamientos reiterados hacia el cumplimiento de los convenios diplomàticos aprobados y que acabamos de mencionar, y siempre encontraban los gobernantes de
Bolivia, resquicios con que pretendian justificar su incumplimiento, como
asimismo cohonestar ciertos procedimientos administrativos puestos en
pràctica por las autoridades del litoral- generalmente por los funcionarios
subalternos- y que los pobladores, casi en su totalidad de nacionalidad chilena, impugnaban abiertamente, recurriendo, naturalmente, en tono de queja, ante el gobierno de nuestro pais. Esta fue la causa por que hubo de suscribirse un nuevo protocolo que venia a fijar el procedimiento a que deberia recurrirse para resolver las apreciaciones encontradas que pudieran suscitarse. Tal protocolo complementario fue suscrito en La Paz, por los representantes de ambas naciones, el 21 de julio de 1875, y en èl se establecia "que todas las cuestiones a que diere lugar la inteligencia y ejecuciòn del Tratado del 6 de agosto de 1874 deberian someterse al arbitraje."
Con todo, y desconociendo las estipulaciones del convenio de 6 de agosto de 1874, el General D. Hilariòn Daza, a la sazòn Presidente
de la Repùblica de Bolivia, el 23 de febrero de 1878, pretendiò hacer
efectiva una ley aprobada por la Asamblea Nacional, el 14 de febrero
de ese mismo año, mediante la cual se imponia una contribuciòn de 10
centavos por cada quintal de salitre que exportara la "Compafiia Chilena
de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta", sucesora de la firma Melbourne Clark y Cia., en la explotaciòn de ese producto.
Denunciada por la Compañìa la infracciòn de Bolivia al Tratado Internacional, al gobierno de nuestro pais, èste no pudo menos que acogerla, entablando la respectiva reclamaciòn diplomàtica por intermedio del ministro acreditado ante la cancilleria de La Paz, D. Pedro Nolasco Videla.
Instado primero y apremiado despuès, por Chile, el gobierno boliviano,
en un momento de sereno pensar, accediò a someter al arbitraje la soluciòn de la divergencia; pero, posteriormente, dejò sin efecto su
resoluciòn. Y no solamente hizo esto, sino que por decreto de fecha 1 de febrero de 1879, deja sin valor y efecto la concesiòn que autorizaba a la "Cia. Chilena de Salitres y Ferrocarril" para explotar las pampas salitreras, declarando, ademàs, que reivindicaba la propiedad de esas explotaciones, las cuales habian sido concedidas legalmente a la Cia.
por el anterior Gobierno del Presidente D. Mariano Melgarejo...."

Narraciones Històricas de Antofagasta
Isaac arce R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario