sábado, 27 de junio de 2015

DIVERGENCIAS ENTRE CHILE Y BOLIVIA 1ª PARTE




"Durante muchos lustros -que alcanzan casi a medio siglo- el territorio comprendido entre el norte de la provincia de Atacama y el sur del rio Loa, no habia preocupado mayormente la atenciòn ni despertado el interès de los Gobiernos de Chile y de Bolivia. El litoral, inhospitalario y desierto casi del todo, en su enorme longitud abarcada por los deslindes que acabamos de mencionar, vino a ser origen de discrepancia nacionalista entre nuestro pais y Bolivia, cuando en dicho territorio se descubrieron grandes depòsitos de guano, por los industriales franceses Domingo y Màximo Latrille, y ricos veneros mineros y, principalmente, grandes yacimientos de salitre, mediante la iniciativa, la pujanza, el esfuerzo y el espiritu de empresa de exploradores chilenos.
Despertado el interès primero, y la ambiciòn despuès, en Bolivia, a medida que se iban conociendo las proporciones de las cuantiosas riquezas que encerraban los montes y llanos del territorio, esta naciòn- que en aquella època atravesaba por una de sus periòdicas como frecuentes crisis econòmicas- reclamò para si la absoluta soberania de èl.
El dominio que pretendia ejercer sobre el litoral indicado, lo hacia remontar a tiempos muy pretèritos; pero haciendo valer argumentos
y pruebas màs especiosos que reales o verdaderos. Sin embargo,
y dada la transcendencia de la cuestiòn, nuestro pais acogiò de buen grado la demanda, producièndose entonces una controversia, larga
y accidentada, interrumpida, en veces, por sucesivos cambios de gobierno en Bolivia, la que en ese entonces era victima de frecuentes
revoluciones y pronunciamientos de cuartel.
La diplomacia, pues, de ambos paises, tuvo una laboriosa acuqaciòn
a este respecto, actuaciòn ineficaz e infructuosa durante mucho tiempo, hasta que las discrepancias suscitadas fueron allanadas mediante la celebraciòn de un pacto de acuerdo, suscrito el 10 de agosto de 1866, convenio en el cual intervinieron por parte de Chile, su Ministro de Relaciones Exteriores D. Alvaro Covarrubias, y de parte de Bolivia, su Ministro en Santiago, D. Juan R Mufioz Cabrera.
Los antagònicos puntos de vista sostenidos por ambas cancillerias, se concretaron en un acuerdo mutuo que fijaba una linea divisoria de los tenitorios en disputa, siendo este limite el paralelo 24, de mar a cordillera. No obstante, quedaba explicitamente estipulado, que ambas naciones se repartirian, por mitad, de todos los productos en esa època explotables entre los grados 23 y 25. Ademàs, y en protocolo complementario, fue acordado el establecimiento de un règimen aduanero y administrativo convencional y obligatorio para Chile y Bolivia, exoneràndose, eso si, de todo gravamen de derechos de exportaciòn, los que se despachasen por el puerto de Mejillones. A pesar de todo, fue imposible evitar que se suscitaran posteriormente nuevas dificultades y mal entendidos, ya fuere por excesivo celo de los funcionarios administrativos que intervenian en estas operaciones, o por otra causa que no es del caso establecer màs concretamente, porque para eso està la relaciòn documentada de estos hechos, que la historia analiza y desmenuza minuciosamente. El caso es que, para zanjar tales desacuerdos, se llegò a confeccionar un nuevo Tratado, que venia a derogar, en parte, el anterior a que nos hemos estado refiriendo..."

Narraciones Històricas de Antofagasta
Isaac Arce R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario