jueves, 28 de mayo de 2015

"LA CANTINERA IRENE MORALES"

"Ya muriò la cantinera, llamada Irene Morales; 
soldados y generales lloran a su compañera.
Muriò la humilde mujer, muriò la valiente Irene 
de la cual la historia tiene, mucho que hacer ver;
no hubo humano poder que a su enfermedad venciera;
la monja de cabecera ha hecho lo que podìa;
de una horrible pulmonìa ya muriò la cantinera.
Apenas oyò el clarì, abandonò su cabaña,
e hizo toda la campaña desde el principio hasta el fìn;
del uno al otro confìn cruzò por cien arenales,
se batìa con gran gloria.
¡Adiòs mujer meritoria, llamada Irene Morales!
Gusto y sentimiento daba verla, al fin en la refriega
como a montaña griega, que a los heridos curaba;
a todos los consolaba en sus dolencias y males;
les cuidaba por iguales con solicitud y esmero,
al mèdico y bagajero, soldados y generales.
En un caso necesario cuando un soldado caìa,
ella misma se batìa con valor extraordinario,
era en fin un relicario, de la Repùblica entera,
por amor a la bandera abandonò sus hogares;
con razòn los militares lloran a su compañera.
Segùn lo que se me ha dicho, con muchìsima atenciòn
se levanta subscripciòn para levantarle un nicho;
la muerte con su capricho la pillò en el hospital,
si no se asegura mal en el llamado San Borja,
y ya con amor se forja su làpida sepulcral".

Ròmulo Larrañaga

No hay comentarios:

Publicar un comentario